La carpintería es una modalidad que no solo te permite realizar increíbles muebles para tu hogar, sino que nos da la opción aprender muchas variedades de acabados. En este momento, te enseñaremos unos increíbles trucos que facilitarán todos tus trabajos con la madera, facilitando el trabajo.

#1 Realiza dos lijadas en la madera, ya sea manual o con una máquina. Entre ambas, lo mejor es humedecer un poco la madera, algo que te ayudará a lijar en la segunda vez.

#2 En caso estés utilizando una lija manual, primero utiliza la de grano grueso para quitar todo lo que sobresale. Luego, fina para obtener un acabado más prolijo. Si estás empleando una lija eléctrica y la madera está barnizada, procura que las revoluciones de la maquina estén a nivel mínimo ya que podrías dañar a ambos.

#3 Si tienes que lijar grandes superficies y no tienes una lijadora en tu hogar, puedes unir el papel de lija a una llana de albañil con una cinta adhesiva, de esta manera el trabajo será más simple.

#4 Antes de cortar madera que no quieres que se astille, un buen truco es colocar cinta de embalaje (cinta adhesiva) sobre la zona que queremos cortar. Esto evitará que se separe y el corte será limpio.

#5 En el caso que notes que la madera tiene grietas, puedes tratarla con masilla. Introduce la mezcla en la hendidura y luego lija hasta igualar ambas partes. Por lo contrario, si la grieta es grande, coloca una cuña del tamaño del hueco. Utiliza un poco de cola y un poco de presión.

#6 La masilla puedes elaborarlo en casa. Solo deberás mezclar madera, serrín y cola blanca. Para hacer más resistente la preparación, introduce palillos de madera en la grieta junto a esta mezcla.

#7 Cuando vamos a colocar un tornillo en la madera, lo más probable es que se resquebarje o que ya no entre el tornillo con facilidad. Por ese motivo se recomiendo pasar el tornillo por jabón de manos o cera. Luego, golpea la punta con el propio martillo, y si no funciona, coloca la punta del clavo en agua hirviendo. De esta manera la madera no sufrirá ningún daño.

#8 Para sacar un clavo sin dañar la madera, colocamos un taco junto al propio clavo y hacemos palanca con el martillo, o en su defecto con las tenazas.

#9 Si quieres evitar lastimarte al momento de clavar, solo deberás poner el clavo entre las púas de un peine o con la ayuda de una cartulina alargada, procede a clavar y así acércate a la madera. La distancia será suficiente para no golpearte.

#10 Humedece un trapo con leche, de esta forma hidratas y conservas la madera. Cuando se seque, solo deberás pasar un paño limpio por toda la madera. Otro truco muy efectivo es aplicar cera en pasta (previamente diluido en aguarrás) sobre la madera.

Mira el siguiente vídeo y aprende estos interesantes consejos: