Para muchos la limpieza es un deber desagradable. Sin embargo, existen formas que permiten limpiar fácil y rápidamente. Para ello se requiere un esfuerzo mínimo, poco tiempo y algunos remedios caseros sencillos.

Para facilitarte la vida, hemos venido con 12 de nuestros maravillosos y sencillos trucos que te ayudarán a dominar las tareas de la limpieza y disfrutar de un hogar reluciente.

#1 Rejilla en la estufa

Para eliminar la grasa de una rejilla te ayudará el amoníaco. Pon la rejilla en una bolsa de plástico y agrega ahí 2-3 cdas. de amoníaco. Luego de 12 horas lávala y listo.

#2 Marcos de ventana

Espolvorea bicarbonato de sodio sobre la parte inferior del marco. Mezcla en una botella el agua y el vinagre en una proporción 1:1 y rocía la mezcla sobre la capa de bicarbonato. Luego frota con un cepillo de dientes viejo, limpia con una servilleta y después con un paño húmedo. ¡Disfruta del resultado!

#3 Tapizado de sillón

Mezcla 1 cda. de bicarbonato de sodio, 1/3 de vaso de vinagre, agua caliente (no hirviendo), 1 cda. de detergente y quita la mancha con esta mezcla. Además, el bicarbonato te ayudará a refrescar el sillón. Para eso, espolvorea una capa fina de bicarbonato sobre el tapizado y deja que haga efecto durante algunas horas, a continuación, aspira.

#4 Rejillas entre las baldozas del cuarto de baño

Puedes eliminar el óxido en la baldosa frotando las áreas sucias con una mezcla de vinagre y bicarbonato de sodio. Deja la mezcla durante unos minutos y a continuación enjuaga y seca con un paño.

#5 Lavaplatos

Integra 2 cdas. de carbonato y 2 cdas. de bicarbonato de sodio en una mezcla homogénea y frota el lavamanos y el fregadero que quieres limpiar, previamente humedecidos. Al cabo de 10 minutos mezcla 50 g de vinagre y 50 g de blanqueador y aplícalo por encima de la primera capa. Luego de media hora enjuaga con abundante agua.

#6 Horno

Vierte en un pequeño recipiente un poco de amoníaco y déjalo en el horno frío durante toda la noche. En la mañana ventila bien tu cocina y lava el horno, la suciedad se desprenderá fácilmente de las paredes. No quedará aroma. La única desventaja son las vaporizaciones, por lo tanto, trabaja con las ventanas abiertas y recuerda usar guantes de goma.

#7 Grifos cromados

Para que las superficies cromadas permanezcan limpias durante más tiempo, frótalas con papel encerado (para hornear). Notarás que a partir de ese momento gastarás menos tiempo en la limpieza de tu cuarto de baño.

#8 Horno microondas

Vierte 1 taza de agua en un recipiente grande y agrega unas cucharadas de vinagre. Luego enciende el microondas y espera a que la ventanilla en la puerta se empañe. Apaga el horno y deja que se enfríe durante 15 minutos antes de abrir el microondas, luego retira el recipiente y limpia con una esponja húmeda.

#9 Alfombra

Pon un paño o toallas de papel sobre la mancha para que absorba todo el líquido. Espolvorea con bicarbonato de sodio, deja que haga efecto durante 10 minutos y aspira. Mezcla 1 cda. de líquido lavaplatos con 1 cda. de vinagre blanco y agrega la mezcla al agua tibia (2 tazas). Frota la mancha con microfibra y sécala.

#10 Trastes de plata

Toma un recipiente grande y ponle una hoja de papel plata (aluminio). Vierte agua caliente y agrega media taza de sal y media taza de bicarbonato de sodio. Remoja en esta solución los trastes de plata durante 30 minutos, frota con un paño seco y suave y verás cómo todas las manchas oscuras desaparecen.

#11 Tablas para cortar

Seca la tabla y frótala con sal. Talla con una esponja o un cepillo sumergida en agua muy tibia. Repite el procedimiento de ser necesario. Puedes remojar las tablas blancas en blanqueador para lograr un mejor efecto.

#12 Tapizado de auto

Mezcla en un atomizador agua y detergente lavaplatos en una proporción 1:1. Rocía la mezcla sobre el tapizado manteniendo la botella a una distancia de 10 cm. Talla los asientos con un cepillo suave, luego frótalos con un paño limpio y agua tibia. Intenta trabajar las áreas pequeñas a la vez, recuerda exprimir el paño de vez en cuando para retirar la suciedad que haya absorbido. Al final, usa un trapo de microfibra para secar los asientos.