Los amantes de los viajes conocen los principales atractivos de los destinos turísticos más populares. No es un problema verlos con tus propios ojos. Pero existen lugares en la tierra que, por diferentes razones, simplemente no están disponibles para los turistas. Sin embargo nuestros amigos de Genial.guru descubrieron 14 rincones misteriosos del planeta que nos encantaría compartirles a todos ustedes.

Los Kofun de Japón

Estas islas artificiales son antiguas tumbas de la familia imperial. En raros casos, sólo los arqueólogos con el permiso de la corte imperial pueden visitarlas.

Isla Sentinel del Norte, India

Los aborígenes que viven en esta isla no se detendrán ante nada para proteger sus tierras de los extraños. Por lo tanto, para tu propia seguridad, el gobierno de la India prohíbe acercarse a la isla.

Área 51, EE.UU.

Oficialmente la existencia de esta zona secreta fue reconocida por el gobierno de Estados Unidos sólo en 2013, después de haber desclasificado ciertos archivos. Según ellos, es una base de la Fuerza Aérea de los EE.UU. donde se desarrollan los aviones más modernos.

Iglesia de Santa María de Sion, Etiopía

Aquí, en una capilla exclusiva, se guarda la reliquia principal del templo: Arca de la Alianza. Solo el guardián de la reliquia tiene acceso al mismo: se le prohíbe de por vida salir del templo y comunicarse con extraños.

Isla Kahoolawe, EE.UU.

Esta isla árida a lo largo de su historia ha sido un lugar para rituales religiosos, una colonia para delincuentes y una base de entrenamiento para los Estados Unidos. Ahora Kahoolawe es declarada reserva natural, una visita es posible si eres parte de alguna brigada de voluntarios para la restauración de la naturaleza.

Estación de radio y televisión BT Tower, Gran Bretaña

Después de la explosión en la torre, el restaurante giratorio y el mirador fueron cerrados para el público. De vez en cuando se llevan a cabo eventos de caridad, y cientos de afortunados tienen la oportunidad de ver Londres desde estos ángulos inusuales.

Santuario de Ise, Japón

En el territorio del templo sólo pueden entrar sacerdotes y miembros de la familia imperial. Los demás solo pueden admirar los tejados de los templos desde lejos.

Pueblo fantasma de Varosha, Chipre

Esta zona de la ciudad de Famagusta era el destino turístico más popular en Chipre. Pero todo cambió en julio de 1974: la ciudad fue invadida por tropas turcas y los habitantes fueron evacuados. Desde entonces, la ciudad está rodeada por una cerca y está vigilada por el ejército turco.

Isla Sable, Canadá

Esta isla de arena en el Atlántico, con una población de menos de 30 personas, es un cementerio de barcos hundidos y debido a su naturaleza única fue declarada reserva natural. Para visitarla, necesitas escribir una petición al gobierno de Canadá y demostrar la necesidad de tal viaje.

Centro de datos “Pionen”, Suecia

Este búnker construido en Estocolmo durante la Guerra Fría se ha transformado en una oficina ultramoderna para una empresa sueca. Aquí, a una profundidad de 30 m, detrás de las puertas con un grosor de medio metro, se almacena la información de muchas páginas de Internet famosas.

Cueva de Lascaux, Francia

Para conservar el arte rupestre único, 15 años después de haber sido abierta para los turistas, el lugar fue cerrado. Ahora puedes visitar una réplica exacta de la cueva o realizar una visita virtual.

Radar “Don-2N”, Rusia

Esta pirámide con 40 m de altura y 140 m de ancho es el elemento clave del sistema de defensa aeroespacial de Moscú. En casos muy raros sólo los periodistas pueden entrar ahí siendo parte de un grupo, pero únicamente se les muestra una pequeña parte de lo que hay en el lugar.

La Sala de Actas, EE.UU.

Además del famoso bajorrelieve con los presidentes de Estados Unidos, en el Monte Rushmore existe una habitación secreta que es como una cápsula del tiempo y contiene copias de todos los documentos históricos importantes del país. La entrada a esta habitación está cerrada con una losa de granito con una cerradura de código.

Una cascada ilusoria bajo el agua

Cuando se mira desde arriba, la Isla Mauricio en el Océano Índico parece estar ubicada al lado de unas cataratas fascinantes. Sin embargo, este hermoso fenómeno es sólo una ilusión óptica creada por depósitos de arena y limo.