Uno siempre puede organizar el espacio de su casa. Incluso en el nido más modesto y pequeño puedes vivir y trabajar con comodidad, reunirte con los amigos y organizar un encuentro romántico.

Para mostrarle que tenemos razón, juntamos todas las pruebas posibles para confirmar que no hace falta gastar demasiado para una casa cuando lo puedes amoblar y acomodar a tu gusto y con toques originales. ¡No te lo pierdas!

#1 Con tus propias manos

Crear nosotros mismos una casa acogedora, sin tener que gastar un montón de dinero suena genial. Pero conseguir 20 acres de tierra en una zona a 15 minutos en coche de la ciudad es un espacio más que suficiente para crear cosas hermosas.

De esta manera, Tim Eddy y Hannah Fuller construyeron una pequeña casa de dos pisos con materiales reciclados.

El resultado… ¡Bastante agradable a la vista!

#2 Transformación completa

Cuando Jessica y Yianni compraron una cabaña de 50 metros, para vivir con sus dos hijos, la propiedad no estaba, precisamente, en buen estado.

La vivienda requería una urgente reparación. La pareja se entregó a ella y decidió reformarla dándole un moderno estilo rústico, utilizando sólo materiales respetuosos con el medio ambiente, lo que les permitió ahorrar mucho dinero.

¡Y el exterior, está de película!

#3 Una casa por 8.000 dólares

El fotógrafo estadounidense Steve Areen viajó muchos años por el mundo para encontrar el lugar perfecto donde alojarse. Y lo encontró.

En sólo seis semanas y con ocho mil dólares construyó una hermosa casa en Tailandia.

Aquí tenemos el resultado de su pequeña inversión.

Y ni que hablar de cómo se ve por fuera. ¡Una maravilla!

#4 Una casa sobre ruedas

Brian y Joni Buzarde, grandes viajeros, habían comenzado a vivir juntos cuando decidieron que su casa debía reflejar su estilo de vida móvil, su pasión por viajar.

Y la mejor solución no podría ser otra que comprar un remolque de 22 metros cuadrados para convertirlo en un verdadero hogar.

El proyecto fue desarrollado por ellos mismos y hacerlo realidad les llevó un año, un esfuerzo que valió la pena y que trajo como resultado la casa de sus sueños por un importe de unos 50.000 dólares.

#5 Casa al estilo “Hobbit”

Todos los fans de “El Señor de los Anillos“ aprecian este gran milagro. El británico Simon Dale lo hizo realidad en cuatro meses y por un costo de sólo 16.000 dólares.

Para la construcción de esta ”madriguera”, el autor utilizó madera y paja, lo que propició, no sólo un presupuesto de bajo costo, sino la utilización de materiales propios del pequeño mundo de los hobbits.

¡Sino mírenlo ustedes mismos!