Si quieres renovar una pared alicatada pero te es trabajoso hacer obras, no podrás perderte este trabajo. Vamos a ver paso a paso cómo cubrir una pared con un plaste y conseguir dejarla totalmente lisa sin quitar los azulejos.

Gracias a este trabajo lograremos un aspecto más actual y después, nos permitirá pintar o empapelar la pared como más nos guste.

APRENDE CON NOSOTROS PASO A PASO:

Paso 1

Lo primero que deberemos hacer es limpiar bien todas las baldosas.

Paso 2

A continuación, protegeremos el perímetro con cinta de carrocero.

Paso 3

El siguiente paso es preparar el producto mezclando con agua Aguaplast Express, un plaste blanco multiusos de gran adherencia. Es importante elegir bien el producto, porque no todos los plastes pueden usarse sobre superficies no absorbentes como la cerámica, puesto que se desprenderían. Si la superficie es grande realizaremos la mezcla poco a poco para que no se seque.

Paso 4

Una vez tengamos el producto preparado, lo aplicaremos directamente con la ayuda de una espátula y una llana. Después de una primera mano, comprobaremos que se van perdiendo los relieves que tenía el azulejo.

Paso 5

Dejaremos que se seque bien y pasaremos una lija fina por toda la superficie.

Paso 6

El siguiente paso será limpiar el polvo y aplicar una segunda y definitiva capa de plaste que dejará la superficie totalmente lisa, sin juntas ni relieves.

Paso 7

Gracias a que hemos utilizado un plaste de secado rápido, en apenas 3 horas la pared estará lista para seguir con nuestro trabajo. Lijaremos suavemente si es necesario y si sois un poco exigentes, podéis aplicar antes de la pintura una capa de imprimación.

Paso 8

Gracias a este trabajo hemos visto cómo renovar totalmente una pared alicatada de una manera rápida, limpia y sin necesidad de arrancar ni un solo azulejo.