Bueno la inseguridad en estos tiempos se hace notar mucho y en casa debemos invertir más para estar seguros de robos o intrusos no deseados en casa, pero te preguntarás ¿Que medidas puedo hacer para no gastar mucho si ya tengo buenas puertas y chapas muy seguras? Pues aquí te mostramos un método confiable para asegurar y reforzar tu puertas sin gastar demás…es a prueba de los ladrones más audaces.

De esta manera, siempre debemos revisar los orificios que alojan los tirafondos de la manilla, pues con el uso y el tiempo, ceden y por tanto, la pieza no está bien sujeta a la puerta. En este tutorial, veremos cómo solucionar el problema de una forma fácil y económica.

Paso 1

Se trata de obtener un soporte sólido para insertar los tirafondos y lo conseguiremos con unos sencillos tubillones.

Paso 2

En el mercado encontraremos varillas redondas de madera o tubillones individuales con diferentes diámetros, pudiendo usar indistintamente cualquiera de las dos opciones para realizar este trabajo. Su diámetro variará según la magnitud del desperfecto.

Paso 3

Con el taladro y una broca para madera, hacemos los agujeros en la puerta.

Paso 4

A continuación, adaptamos los tubillones a los alojamientos.

Paso 5

Y después aplicamos un adhesivo extra-fuerte, flexible y resistente a golpes y vibraciones, en las piezas de madera.

Paso 6

Después, las introducimos en los agujeros.

Paso 7

Cuando el producto se haya endurecido, hacemos unos agujeros guía, empleando el taladro y una broca fina para madera.

Paso 8

Finalmente, colocamos la manilla en la puerta y la fijamos con sus correspondientes tirafondos.

Paso 9

Con este sencillo truco, conseguiréis dejar la manilla fuertemente sujeta, durante mucho tiempo.