Si tienes pensado realizar un trabajo en madera y no sabes qué acabado aplicar, no te preocupes más. En esta oportunidad te presentaremos como proteger tus muebles con cera, aceite, goma laca, selladora, poliuretano y barniz. Estas son solo algunas opciones por el momento, pero se viene una segunda parte.

Cada opción tiene propiedades y características muy particulares, y todo dependerá del uso que vayas a darle. Con la siguiente guía, esperamos puedas elegir la mejor alternativa que se ajuste a tus necesidades.

 La madera resulta un material muy resistente y noble, pero necesita una buena protección para cuidarla de cualquier daño. En esta oportunidad nos centraremos en acabados utilizando productos naturales. ¡Prepara tu madera que ahora resistirá el paso del tiempo!

ACABADOS CON CERA 

Este acabado es muy utilizado para restaurar muebles de madera maciza ya que no solo protege la madera sino que la nutre. Las ceras que más se recomiendan son la carnauba y la de abeja; esta última se puede encontrar en diferentes formatos:

-Cera blanca: Si se mezcla con cera teñida, se puede lograr dar un aspecto envejecido y crear otros efectos vintage.

-Cera amarilla: Resalta más el tono de la madera.

-Cera con color: Sirve para dar color o subir el tono del tinte.

También se puede utilizar cera virgen pero deberás diluir en esencia de trementina (aguarrás vegetal). No se puede utilizar pura.

Aunque también puedes preparar tu propia cera casera. Solo necesitarás 200 gramos de cera virgen de abeja, 80 gramos de cera de carnauba, 10 gramos de colofonia, 10 mililitros de alcohol de 96º y 300 mililitros de trementina. En el siguiente vídeo puedes ver cómo se prepara:

Aunque si quieres comenzar con algo más sencillo, te aconsejamos seguir la receta básica. En este caso, solo necesitarás cera de abejas y esencia de trementina:

1.- Funde a baño maría 100 gramos de cera virgen y luego retira del fuego cuando esté líquida para evitar que arda.
2.- Añade medio litro de esencia de trementina y remueve hasta obtener una pasta cremosa. Dejar enfriar antes de aplicar.

Ahora, si desear renovar los muebles ya encerados, solo deberás utilizar la receta anterior pero esta vez sustituye la esencia de trementina por aceite de oliva. Ayúdate con un trapo de algodón o una brocha para aplicar la cera sobre el mueble. Deja que seque y luego pule con movimientos circulares.

Algunas de las ventajas de aplicar cera a la madera:

–Esta aplicación es bastante rápida y sencilla. Si bien precisa un poco de fuerza a la hora de pulir a mano, el resultado vale la pena.
–Se puede regular la intensidad del brillo o del color si es una cera teñida, dando más o menos capas.
–Es resistente y protege la madera de la humedad. Aunque se puede utilizar para muebles de exterior, no es recomendable para zonas muy húmedas ya que existen otros productos más apropiados.

ACABADOS CON GOMA DE LACA

Este material es una resina natural y proviene de un insecto rojo llamado gusano de la laca (Laccifer lacca) y sirve para impermeabilizar superficies porosas. Usualmente se utiliza para restaurar diversos muebles y realizar trabajos de bellas artes (técnica de la témpera, técnicas secas, aislante en pintura decorativa, etc.).

Existen diferentes tipos de goma laca:

Goma laca naranja: Es la original y le proporciona un tono ámbar a la madera.

Goma laca incolora: Cuenta con otros productos blanqueadores para que no modifique la tonalidad de la madera, aunque a veces puede provocar veladuras blanquecinas.

Goma laca pigmentada: Cuenta con pigmentos minerales para variar la tonalidad de la superficie a tratar.

Además, puedes encontrar goma laca ya preparada

Asimismo, se puede conseguir goma laca ya preparada o en escamas para diluir con alcohol (mucho más económica), pero este producto no se puede almacenar ya que pierde sus propiedades.

Este tipo de acabado se utiliza para proteger muebles y para dar tratamientos a instrumentos musicales. No es resistente al calor u otros productos químicos. Por eso, no se recomienda tratar una mesa o muebles que vaya a tener un uso intensivo. Aunque, si éste se daña, podemos restaurarlo fácilmente.

Para su aplicación, podemos usar un pincel o muñequilla de algodón, en caso de hacerlo con esta última conviene añadirle una gota de aceite de oliva para que se deslice mejor. Asimismo, debemos colocar varias capas muy continuar y siguiendo el vetado de la madera. Otro consejo es no pasar dos veces por el mismo sitio cuando la madera aún está húmeda.

Esta técnica requiere de un poco de práctica y experiencia, por lo que se recomienda realizar unos ensayos previos en trozos de madera.

ACABADOS CON ACEITE

Esta técnica es recomendada para maderas duras, ya que este acabado es de lo más naturales que existen y proporciona un tacto sedoso que realza la veta. Este aceite se integra a la madera y rellena los poros. Y, al contacto con el oxígeno, hace que se endurezca y quede sellada totalmente.

De esta forma, el mueble puede respirar  y no sufre ningún cambio de temperatura. Asimismo, evita cambios de color debido a la humedad o el sol (en caso esté en exteriores).

Existen diversos tipos de aceite con distintas propiedades:

– Aceite de linaza: Se obtiene de las semillas del lino y proporciona un acabado satinado muy suave que oscurece con el tiempo.
– Aceite de tung: Se obtiene de la semillas del fruto del árbol de Tung originario de China, es más transparente e impermeabiliza más que el aceite de linaza, pero no proporciona un acabado tan suave.
– Aceite de teca: Se extrae del árbol de teca y ofrece una gran resistencia a los hongos y a la humedad por lo que está especialmente indicado para muebles de exterior.

Para aceitar la madera, primero deberás aplicar una capa de aceite con brocha o muñequilla. Espera a que penetre bien en la madera y luego retira los excesos. Repite el proceso luego de un par de días y las veces que consideres necesario. Cuando consigas el acabado deseado, deja caer unas gotas de agua sobre la superficie y comprueba que haya quedado totalmente impermeabilizado.

Estos aceites puedes encontrarlos en tiendas de bricolaje o simplemente los puedes preparar en casa. Para ese caso, necesitarás aceite puro y luego añade esencia de trementina y barniz sintético; así conseguirás más brillo.

Mezcla un 50% de aceite, 30% de trementina y 20% de barniz. Luego, calienta al baño maría para acelerar el proceso de absorción. Y, del mismo modo que el encerado, este acabado debe renovarse una o dos veces al año.

En conclusión, los acabados para madera con productos naturales como la cera, la goma laca o el aceite son los más utilizados para renovar muebles de madera maciza o con solera. Éstos conseguirán que la veta resalte de forma natural y además proporcionará un acabado rústico.

Si buscas un acabado con brillo, lo más recomendado es aplicar la goma laca. Aunque, siempre y cuando el mueble no tenga un uso intensivo o vaya a estar en el exterior o expuesto a la humedad. Si ese fuera el caso, lo mejor es utilizar el encerado o el aceitado, graduando la intensidad del brillo con más capas de cera o añadiendo barniz al aceite.

Para cualquier tipo de acabado, se recomienda renovar una o dos veces al año. Tomará un poco más de tiempo en el caso del aceite, que en el caso de la goma laca, por ejemplo. Lo importante es proteger nuestra madera para que se mantenga en buen estado y con una apariencia impecable.