Los ácaros esos pequeños organismos microscópicos que pueden causar grandes problemas a aquellos que les son alérgicos. Otras reacciones a los ácaros se pueden manifestar en forma de asma, afecciones respiratorias, sequedad de garganta, dermatitis atópica, etc. Según estudios realizados lo que realmente afecta y causa las reacciones alérgicas son la acumulación de los excrementos de estos bichitos. Por eso hoy en este artículo veremos cómo crear un pulverizador con una solución que los elimina por completo.

¿Y cómo llegan a nustro hogar?

Pues viven en los colchones, almohadas, alfombras, sofás de tela, peluches ,rincones húmedos, cojines, camas de mascotas, cortinas,en cualquier zona donde llegue el polvo ahí los puedes encontrar

El pulverizador casero

Lo vamos a utilizar sobre todo después de una limpieza textil profunda. Ventilar bien la habitación durante la aspiración y si fuera necesario ponerse mascarilla. Aspiramos a conciencia el colchón, sofá, etc. Preferiblemente por la mañana para que se vaya asentando el polvillo a lo largo del día. Se calcula que el polvo se vuelve a aposentar a las 2 horas.

Materiales:

  • + 1/2 de taza de Agua destilada
  • + 1/2 de taza de Alcohol 96º
  • + 30 gotas de aceite esencial, elegimos uno de los aceites que funciona contra los ácaros (por ejemplo: eucalipto, limón ,canela, pino, arbol de te, lavanda; éste último es más aconsejable para dormitorios por sus propiedades relajantes)
  • + 1 bote pulverizador

La mezcla:

Todos los ingredientes removiendo bien con una cuchara de palo. Vertemos la mezcla obtenida en el bote vaporizador y ¡ Y ya está!

¿y cómo usarlo?

Se rocía la mezcla en la cama, almohadas, sábanas, edredones, cortinas y en cualquier otro sitio en el que se acumule polvo. Dejar secar bien.

La primera vez que se aplique el spray anti-ácaros se reducirá significativamente la población de ácaros en la habitación por un par de meses. Para mantener la casa libre de los ácaros se debe volver a aplicar periódicamente el spray cada dos o tres meses.

OJO: No rociar en presencia de niños menores de 3 años ni de mujeres embarazadas. Si tienes gato o perro mejor es cerrar la estancia rociada pues los animales son sensibles a los olores fuertes. Esperar unos 30 minutos antes de darles paso.

Fuente: milconsejospracticos