En primer lugar tienes que preparar la pieza, dependiendo de lo que quieras hacer tendrás que pensar una preparación distinta. Lo que necesitas es poder trabajar fácilmente con la pieza a pulir para poder manipularla de la manera que te resulte más ágil, no recomendamos trabajar sobre piezas que no estén desmontadas ya que siempre habrá algo que te moleste y no te quedará una finalización tan buena.

Cómo pulir aluminio | antes y después

En este post vamos a poner el ejemplo de como pulir unas llantas de aluminio, pero el sistema funciona para cualquier pieza que esté fabricada con dicho material.
Antes que nada tenemos que tener bien limpia la pieza, si no es así empezarás a pulir sobre suciedad y nos llevará más tiempo y dolor de cabeza.

Material necesario para pulir el aluminio

Quita-grasas para las llantas (si es necesario)

Lijas de agua (1000 – 1500 – 2000)

Pulimento para aluminio o pasta para pulir aluminio

Algodón mágico aladino para brillar aluminio

Pastillas para pulir

Pulidora (opcional)

Esponja de pulir de acabado

Agua y jabón

Los pasos de cómo pulir aluminio

Antes de pulir el aluminio tenemos que seguir unos pasos. En primer lugar mojamos las lijas en agua y jabón durante unos minutos, usamos la lija más gruesa para empezar a lijar (en nuestro caso usamos la lija de agua de 1000) y lijamos en la misma dirección (de arriba a abajo o de izquierda a derecha)

2 Pasamos a lijar las llantas de aluminio con nuestra lija intermedia de 1500 (recuerda tener húmeda la superficie con agua y jabón) en diferente dirección que con la que iniciamos el lijado, si antes lijamos de arriba a abajo ahora lijaremos de izquierda a derecha, esto es laborioso pero el resultado queda mejor que lijando en movimientos circulares.

3 Terminamos el lijado con la lija más fina en el mismo sentido que como empezamos el lijado. Las llantas se empezarán a ver más brillantes pero con muestras de micro-arañazos, no te preocupes que lo arreglamos en los siguientes pasos.

4 Pasamos la pastilla de pulir por toda la llanta sin dejarnos ninguna parte sin cubrir.

Usamos el pulimento con la esponja y frotamos por toda la llanta para dejarla reluciente, se puede usar una pulidora pero dependiendo de que llantas de aluminio estés puliendo será más fácil o no hacerlo a mano o con la pulidora para ruedas.

6 Para el acabado final le damos a nuestras llantas con algodón mágico aladino para que queden súper relucientes y preparadas para deslumbrar a los peatones 🙂

Related Post