Cuando nos toca organizar nuestro hogar, siempre buscamos maximizar nuestros espacios no solo para mantener el orden en la casa sino para que no gastemos tiempo y energía en vano. Si tú también te encuentras en esta situación, a continuación te mostramos cómo hacer una estantería sin escuadras de forma fácil y económica.

Estas baldas están compuestas por dos partes, la estructura ( hecha con listones de pino cepillados), y el acabado (compuesto por panel contrachapado de pino de 5mm). Sin embargo, debemos calcular bien las medidas antes de comprar los materiales y, de ser posible, realiza un diseño sencillo para que tengas las ideas claras. Puedes ayudarte con la aplicación SketchUp de Google que es fácil de manejar y además cuenta con una versión gratuita.

Ya con las medidas de la pared, procede a diseñar la balda en función a tu espacio y necesidades.

Quisimos probar y asegurarnos, así que fuimos un poco más allá para ver que tal quedarían en algo parecido a la habitación.

Aquí vemos su imagen luego de ser forradas en madera.

Ya teniendo las medidas y el diseño exacto, nos acercamos a un almacén para conseguir los materiales necesarios. Lo primero que hicimos es cortar las piezas para la estructura, teniendo las medidas correspondientes (listones de pino cepillado de 6 x 3cm).

Si deseas cortar los listones, puedes usar una ingletadora, sierra circular o un serrucho. Recuerda que el corte debe estar a 90º.

Cuando tengamos los trozos cortados y listos, replanteamos las piezas y procedemos a montar todo.

Con la ayuda de una broca de menor diámetro, procedemos a realizar las guías para los tornillos.

Cuando tengamos montada la estructura, procedemos a presentarla en el sitio donde la instalaremos. Ésta debe encajar perfectamente para poder atornillar a la pared, aunque deberás tener un poco de paciencia y podría costar un poco de trabajo.

Ahora, realiza el orificio a la madera con una broca de madera; y luego, cambia a broca de hormigón para perforar la pared e introducir el taco y el tornillo sin retirar la balda.

Prosigue con el contrachapado. Primero, corta a la medida justa o a dos o tres mm menos para que no tengas ningún inconveniente al momento de encajar la estructura.

Continua lijando un poco y puedes pintarla o añadirle algún protector para madera si deseas.

¡Listo! Ya tienes una gran almacenera para guardar ropa, herramientas, guitarra, cajas, zapatero, y lo que se te venga en gana.

Este mueble tiene bastante rigidez ya que está apoyada en tres paredes, pero el peso aproximado que podría soportar es de al menos cincuenta kilos, sin ningún problema.

Aquí compartimos el video paso a paso de este fabuloso proyecto.