Hoy en Manos a la Obra te mostramos una historía que nos enseña a todos que si se trabaja en lo que se quiere se puede lograr de todo. Y este es el caso de un austriaco de 37 años compró un apartamento de 24 m² en Barcelona, su madre se horrorizó por que no solo había que subir 100 escalones, sino que el espacio era poco cómodo y no era una compra viable.

Así lucia el apartamento cuando se realizó la compra, con un techo en malas condiciones y un baño detrás de la pared que ya muestra singnos de humedad.

Y así luce el apartamento de Christian Schallert tras la renovación, retiró las paredes del baño e instaló una ducha transparente. Para el nuevo diseño usó técnicas que son empleadas en el diseño de barcos y yates (Todo puede guardarse en los muros) lo único que quedó igual fue la puerta principal.

Esta diminuta habitación esconden casi todo de forma inteligente, la cocina y la nevera están bajo la puerta.

La mesa del comedor se despliega del muro opuesto

La cáma está bajo la terraza y cuando no se la necesita, se guanda.

Y si él quiere leer o ver la Tv, solo saca parte de la cama y lo vuelve un sofá

Constantemente se encuentra metiendo o sacando pliegues de los muebles y eso es lo fascinante de su hogar, que la comodidad nunca se pierde.

Y el benefico extra de este tipo de apartamentos según Christian es que el puede comer muchos dulces y comida de todo tipo sin perder la figura debido a que su apartamento lo mantiene en costante activiadad.

Uno de sus amigos lo llegó a denominar “El apartamento LEGO” por la cantidad de cosas que se pliegan y despliegan para darle funcionamiento.

Fuente: tipolisto

Related Post