Un cobertizo o tinglado es típicamente una estructura simple, de una sola planta en un jardín o en una adjudicación que se utiliza para almacenamiento, aficiones, o como un taller. Los cobertizos varían considerablemente en la complejidad de su construcción y su tamaño, desde pequeñas estructuras con techos de hojalata abiertos por un lado a grandes estructuras de madera con techos de tejas cobertizos, ventanas y tomas de corriente. Los cobertizos utilizados en granjas o en las industrias pueden ser grandes estructuras.

El cobertizo más simple y menos costoso son los que están disponibles en forma de kit. Están disponibles de madera y plástico. Los cobertizos son utilizados para almacenar herramientas del hogar y jardín y equipos como un cortacésped, tractores de césped, y suministros de jardinería. A continuación te contamos lo que sucedió en uno de estos cobertizos, te quedarás sin palabras.

Además, los cobertizos pueden ser utilizados para almacenar objetos o productos que no son adecuados para el almacenamiento de interior, como gasolina, pesticidas, o herbicidas. Para las casas con jardines pequeños o necesidades modestas de almacenamiento, hay varios tipos de pequeños cobertizos. Los cobertizos con estilo Grambrel, que se asemejan con el estilo holandés, tiene una línea de techo que aumenta el espacio de almacenamiento. Otro estilo de pequeños cobertizos es el estilo saltbox.

obertizos más grandes y más costosos son típicamente construidos de madera e incluye características típicas en la construcción de viviendas, como ventanas, un techo de tejas, y enchufes eléctricos. Los cobertizos más grandes ofrecen más espacio para la participación de aficiones como la jardinería, reparación de motores

A muchos nos gustan las películas de miedo, aunque muchos de nosotros lo pasamos realmente mal cuando la estamos viendo. Pero no sé cual es la atracción, pero simplemente las vemos aunque no disfrutemos con ello. Te habrás dado cuenta, que en ellas cuando aparece un cobertizo, es una señal de que algo malo va a suceder. Sobretodo esto pasa en las películas de terror americanas.

Incluso ha llegado a hacerse una película con este nombre, en inglés “The Roost”. Como era de esperar el género de esta película es de terror. A continuación te desvelamos una historia real que pasó en un cobertizo, realmente sorprendente.

Una chica se encontraba en casa de su amiga, cuando por sorpresa ambas decidieron ir al cobertizo para ver lo que había allí, ya que la propietaria del piso apenas iba allí. Dentro del cobertizo había un retrete que llevaba mucho tiempo sin utilizarse por los propietarios del lugar. La sorpresa fue enorme cuando encontraron un gran agujero en la cabaña, era bastante grande y profundo, y en su interior se encontraba una escalera.

Este tipo de pasadizos son muy extraños en esta zona del mundo. El cobertizo se encuentra en la República de Carelia, actualmente en Rusia, aunque en la antigüedad pertenecía a Finlandia.

Estas chicas tras el hallazgo publicaron fotos de lo encontrado. Lana Sator un explorador incondicional se hizo eco de esta noticia y rápidamente se desplazó al lugar. Afortunadamente este explorador no es ajeno a lugares oscuros, sucios y abandonados. De hecho, sus hazañas anteriores han incluido viajes a una fábrica de fundición de hierro en ruinas, una planta de energía nuclear inundada y, quizás lo más interesante un fábrica de cohetes soviéticos abandonada en las afueras de Moscú.

Lo que las chicas encontraron fue una mina abandonada. Sator no dudó en ningún instante en entrar dentro de esta mina para ver lo que podía encontrar en su interior. Y el resultado fue espectacular.

Lana Sator encontró allí todo un equipo de minería al completo. Incluyendo un carro medio sumergido, según los expertos este tipo de carros era utilizado para transportar los minerales de un lugar a otro de la galería. Avanzaron a través de la galería pero al alcanzar un punto estaba inundada, el agua le llegaba por las rodillas, y estaba al borde de la congelación. Pero él continuó con su expedición, no lo dudo ni un instante.

Avanzó, hasta que encontró una gran sala con cristales de hielo en el techo. Esta galeria tenía una gran belleza, Sator hizo bien en llevarse la cámara ahora podemos disfrutar de estas bellas imágenes.