Quien diría que podríamos estar más a salvo, si utilizamos la toalla de un hotel a esa que tenemos colgada dentro de nuestro baño, en un ambiente húmedo que solo propicia la formación de hongos. Es por ello que hemos venido con los mejores tips para tenerlo siempre en cuenta y cuidar nuestra salud de todo tipo de enfermedades e infecciones. ¡Toma nota!


APRENDE CON NOSOTROS QUÉ HACER EN ESTOS CASOS:

Paso 1

Cambia de toalla cada vez que te bañamos o manténla máximo por dos días. Sácala al tendal y expónla al sol, la radiación evita que crezca cualquier germen en la superficie, sobre todo, hongos y bacterias.

Paso 2

Procura no tener toallas de color oscuras pues los puntos negros por la aparición de hongos pueden pasar desapercibidos. Recuerda que el clima húmedo de la ciudad en donde vivimos puede ser parte influenciar en este caso.

Paso 3

Para evitar la aparición de hongos en la piel, la tiña de los pies, enrojecimiento, escamas y picazón es recomendable poner a secar la toalla al sol, no dejarla en un lugar húmedo y oscuro como un cuarto de baño. Además, utilizar una toalla para el cuerpo, otra para los genitales, otra para los pies y otra para el rostro.

Paso 4

Tengamos en cuenta que jalar la palanca del wáter con la tapa levantada, implica estar expuestos a bacterias fecales que se elevan hasta una altura de 2 metros. La toalla no queda libre. Después de dos días, si se seca la cara con la toalla de manos, probablemente se esté llevando más E. coli a la cara que si metiera la cabeza directamente en agua del inodoro.