Todas las personas poseemos un talento especial que nos diferencia de los demás, a veces no sabemos cuál es rápidamente sino hasta después de experimentar con distintas cosas y es entonces cuando muchos se arriesgan a explotar ese talento al máximo como Lu Li Rong, la escultura que logra captar la atención del mundo con sus grandiosas obras de arte tridimensionales de arcilla, madera, cera y piedra. Esculturas tan únicas y perfectas que nos hacen pensar que tienen vida propia y que sólo están posando.

Esta gran artista se formó en la Academia China de Artes, siempre dispuesta a aprender cualquier método, antiguo o moderno, mezclando materiales y experimentando con diversas técnicas. Al final, terminó optando por inspirarse en los creadores europeos del Renacimiento y Barroco, combinando las técnicas que más le parecían y obteniendo un resultado fabuloso que deja a todos sin palabras.

Por lo general siempre se inclina en esculturas femeninas, lo mejor de todo es que estas son en tamaño real, buscando siempre transmitir la belleza del cuerpo femenino sea como sea. Al mirarlas de lejos se puede pensar que sólo son mujeres bonitas posando pero cuando te acercas, puedes comprobar la maravilla de las esculturas de Lu Li Rong.

La artista disfruta mucho de trabajar el bronce y jamás deja de lado los detalles, es muy minuciosa y perfeccionista ¿se nota? Siempre calcula con mucho cuidado y correctamente cada proporción. En cada escultura puede notarse el gran talento de Lu, desde las torceduras de las articulaciones, hasta las curvas de las manos, la ropa y los pliegues del cuerpo.

Rong tiene una manera tan exquisita de esculpir que nadie logra ignorar su trabajo. Las mujeres siempre parecen haber estado haciendo alguna actividad interesante y haber corrido a posar para una fotografía.

Fuente: porquenosemeocurrio