Ahora encontramos un trabajo que es digno de compartir porque aquí se rescató dos viejos cuadros de pared se convirtieron en una hermosa fuente de frutas de dos niveles. Ahora veamos cómo se hace.

Estos son los cuadros que se usaron para este proyecto

Les retiramos el papel de la pintura que esta de fondo

Lijamos y pintamos el marco

Ahora cortamos tablas de madera y las unimos con la medida de la base del marco

Pintamos con barniz y pegamos esta base al marco de los cuadros

Ahora la idea es usarlos con el fondo retraído hacia la cada trasera, para que los frutos no se escapen

Ahora usamos una para de una columnilla de madera vieja que la puedes encontrar en viejas sillas o camas de madera y la pegamos en el medio e la base mayor, para luego colocar la menor encima

Y listo, ya podemos colocar nuestras frutas encima

Fuente: whattreasuresawait

Related Post