Instalar un extractor de aire para la cocina no resulta ser un trabajo complicado como muchos creen, es todo lo contrario y termina siendo una de las labores más sencillas y rápidas teniendo unas pocas herramientas. De está forma nos ahorramos el tener que contratar a un electricista, ni esperar por nuestro cuñado el manitas para realizar la faena. Con lo que no tendremos que sufrir durante mucho tiempo el inconveniente de los humos y vapores. Gracias a este artefacto nos permitirá deshacernos rápidamente de los vapores generados por la comida.

APRENDE CON NOSOTROS PASO A PASO

Paso 1

Ir a la ferretería o centro de distribución de bricolaje con el viejo extractor de aire y traer uno exactamente igual, o en caso de no haber, uno que se asemeje lo máximo posible al que teníamos instalado. En mi caso, conseguí uno exactamente igual y es cómo el que aparece en la foto inferior.

Paso 2

A continuación, desembalamos el nuevo extractor y leemos las instrucciones de instalación proporcionadas por el fabricante del extractor.  Después de echarle un vistazo, comenzamos con la tarea.

Quitamos dos enbellecedores de plástico de color gris que trae. Podemos observar que debajo de estos embellecedores encontramos los agujeros para sujetarlo mediante tornillos al mueble, además de las conexiones eléctricas necesarias para su funcionamiento.

Paso 3

Por un lado cogemos dos tornillos para madera, y por otro lado cogemos el extractor y procedemos a atornillarlo al mueble donde va alojado con un destornillador de estrella o estria.

Tiene que terminar de esta manera:

Paso 4

A continuación, procedemos a realizar las conexiones eléctricas. Para ello comenzamos por desconectar la corriente de la cocina para trabajar sin ningún temor o peligro.

Luego conectamos la fase, el neutro y la tierra según indique el fabricante en las instrucciones.

Paso 5

Y listo, ahora puedes usarlo para cocinar sin preocuparte por la grasa que se pegue a las paredes.