En esta oportunidad veremos un claro ejemplo de cómo una madre nunca se rinde por el bienestar de su familia. Este caso viene una madre soltera que dejó su natal Argentina para irse a vivir a EE.UU por una mejor calidad de vida. Lulú junto a su hija no podían costear el rentar una casa y aquí es donde una idea nació entra las conversaciones que ellas tenían al desayunar. ¿Por qué no vivir dentro de un container, de esos que traen cosas desde China y algunos terminan abandonados en las afueras de las ciudades portuarias. y Esto fue lo que ella hizo y debes ver cómo lo adaptó para que funcionara como una vivienda.

Sin conocimientos de construcción, Ella junto a la ayuda de su hija convirtieron un container en una verdadera casa.

Lulú invirtió alrededor de cuatro mil dólares instalando las ventanas, en aislamiento necesario y una cocina que efectivamente funcionara. Pero muchas de las cosas que posee las consiguió en un depósito de chatarra en donde encontró casi todo lo que necesitaba para vivir y una gran cantidad de materiales.

Casi todo ha sido usado anteriormente, aún así cuentan con una tina, un inodoro y una sala de juegos para los pequeños.

La frase que esta madre ha resaltado es ¿Desde cuándo necesitas una habitación rosa, con cortinas rosas y cosas rosas para ser una niña feliz? Es decir, esta en realidad fue una opción acerca de… Ya sabes, cuántas horas tenemos para nuestras vidas y de cómo quiero ocupar esas horas”, así es cómo Lulú refiere el significa del estilo de vida para su hija.

Porque sin duda este es un estilo de vida distinto que nos hace cuestionar muchas cosas, sin embargo es un ejemplo de que es posible desafiar las normas de la sociedad y la concepción de lo que es normal, especialmente si te comprometes a asegurar el bienestar de tu familia mientras lo haces.

Fuente: upsocl

Related Post