Cuántas veces hemos visto niños haciendo rabietas y ver que sus padres se los llevaban de jalones de brazo hacia sus casas y pasaron los años y nosotros también lo hemos hecho con nuestros hijos. Pues bien hoy te decimos que toda la vida estuvimos mal en hacer esa barbaridad a nuestros niños ¿porqué? La información que te tenemos hoy es para estar alerta siempre hoy más que nunca para hacer chequeos a visitas de médico. ¡Tomen nota!

Lesión “codo de niñera”

Ads

Mientras tomamos del brazo del niño causamos de manera casual tirar bruscamente los ligamentos aún débiles del niño. Sin darnos cuentas podemos causarle lesión bastantes dolorosas comúnmente desde el año hasta los 5 años. Este mal es más conocido como el “codo de niñera” o dislocación del codo.

¿Cómo identificamos estas lesiones?

Reconocerlas es muy importante, son muy dolorosas tanto que los niños no pueden ni siquiera doblar el brazo y lloran al intentarlo. Si esto pasa, no dude en llevarlo de inmediato al médico con la finalidad de colocar el ligamento en su respectivo lugar. Por lo contrario, si es que esto no se soluciona de manera inmediata y deja pasar el dolor sin atender ese ligamento pues jamás podrá doblar de manera regular el brazo como antes lo hacía e incluso podría encogerse la extremidad afectada.

Si hay dislocación se debe hacer lo siguiente:

Primero, no trates de volverlo a sus sitio sin supervisión del médico podría causarle mucho más daño hasta empeorar la lesión al niño. Mayormente puedes aliviar el dolor con un truco sencillo mientras te diriges al médico, esta es recomendada por un traumatólogo ¡pero debes hacerlo con cuidado! Y es la de colocar paños colocarse paños fríos (una toalla con cubos de hielo) y mantener presionado sobre el área inflamada por lo menos por 20 minutos. Si el médico esta lejos hacerlo en un trascurso de 4 a 6 horas.

¿Cómo evitarlo?

  • Ten mucho cuidado con tirar de sus brazos o manos, es mejor agarrarlo de sus axilas, o directamente de su cuerpo para no lastimarlo.
  • Si el niño no quiere caminar, o tiene un pequeño “berrinche” en la calle, recuerda manejarlo con calma. No lo jales del brazo de manera brusca, lo único que conseguirás es que él se resista y causes una lesión en su codo o muñeca.
  • Enséñale a tu hijo a cruzar la calle contigo, muéstrale la importancia de estar atento y en calma. No tires de su muñeca jamás para cruzar la calle, si no alcanzas, es mejor que esperes un poco para que no pases un mal rato con la salud de tu hijo.