Poco a poco, muchos aparatos van perdiendo potencia y el succionador que poseen no tiene la misma efectividad que al principio. ¿Qué debemos hacer? ¿Podemos recuperarlo?

Hoy os propongo algunos trucos con los que conseguiréis que vuelva a funcionar como al principio.

Una de las causas que pueden provocar que nuestro aspirador pierda potencia es que tenga un escape de aire. Lo primero que tenemos que hacer es revisar todas las piezas: tubo, escobilla y bolsa. A veces se producen pequeñas grietas o agujeros que provocan la pérdida de potencia. En el caso de que así ocurra, podemos arreglarlo con un parche o simplemente cambiar la pieza dañada. Un buen truco para comprobar si las piezas pierden aire es cortar una tira de papel e irla situando alrededor de las piezas hasta que se mueva.

Imagen relacionada

Otra de las causas puede ser la suciedad que se acumula tanto en el filtro como en la bolsa y que debemos vaciar habitualmente. Es importante que además de vaciar y sacudir la bolsa también la limpiemos. El truco está en realizar una mezcla de agua templada y vinagre. Gracias a esto conseguiremos retirar gran parte del polvo que queda incrustado.

Por último, debes comprobar la correa de transmisión, ya que puede ser otra de las causas que nos hagan perder potencia. Esta pieza no nos queda más remedio que cambiarla, si está deteriorada.

Fuente: bricolaje.facilisimo

Related Post