A la hora de incorporar un armario nuevo a una estancia, es muy importante una planificación previa para asegurarnos que el armario que se va a colocar es el adecuado. En caso contrario, nos podemos encontrar con muebles que ocupan prácticamente toda la estancia o muebles que no son nada prácticos para la estancia. Es por ello que hoy traemos los mejores tips que nos dejan nuestros colegas expertos de hogarmanía y de esta manera no mueras en el intento.

APRENDE CON NOSOTROS

Ads

#1 Tomar las medidas

Tomar bien las medidas para el futuro armario es el primer paso que deberemos dar y uno de los más importantes.

#2 Características de la estancia

Es muy importante tener claro la ubicación del armario. Al tomar las medidas, deberemos tener en cuenta la altura, la anchura, si tiene techo abuhardillado, si tiene vigas, etc. Así podremos ubicar bien el armario en el espacio correcto.

Además, es fundamental detectar los puntos de electricidad que tiene la habitación para desplazar enchufes o interruptores en caso de taparlos con el armario.

#3 Elección de las puertas

A la hora de elegir las puertas, no solo deberemos hacerlo en función de nuestros gustos. El propio espacio con el que disponemos en la estancia nos puede llegar a obligar a elegir un tipo de puerta u otra.

En el mercado podemos encontrar 3 tipos de puertas:

– Puertas abatibles

Las puertas abatibles son las puertas más comunes, las que se abren como un libro. Al utilizar este tipo de puertas hay que tener en cuenta el espacio que van a ocupar cuando están abiertas.

Se recomienda dejar unos 50-60 centímetros entre el armario y el elemento que vaya a estar delante de este. De lo contrario, al abrir la puerta no habrá suficiente espacio para estar delante.

– Puertas correderas

Ads

Este tipo de puertas son las más utilizadas en estancias pequeñas o reducidas. Se mueven gracias a una guía y se mueven de lado.

– Puertas plegables

Las puertas plegables son perfectas para tener acceso total al interior del armario. En este caso, los herrajes tienen que ser de muy buena calidad para que no se estropeen en poco tiempo.

#4 Acabado del armario

Cuando tengamos el diseño exterior preparado, llega el turno del acabado. El mercado ofrece infinidad de materiales con los que personalizar un armario: colores, texturas, con o sin espejos, etc.

#5 Vestir el interior

Una vez tengamos claro la parte exterior del armario, es muy importante planificar también el interior. El mercado nos ofrece infinidad de accesorios para vestir un armario.

Podemos elegir entre cajones extraíbles, barras con luz o sin luz de apoyo, etc. Es importante pensar bien qué necesidades tenemos para saber la cantidad de barras, cajones o baldas se van a necesitar.

Una vez tengamos todos estos puntos claro, podremos incorporar el armario a la estancia sin miedo a que surjan problemas.