La Tierra es un planeta del sistema solar que gira alrededor de su estrella, el Sol, en la tercera órbita más interna. Es el más denso y el quinto mayor de los ocho planetas del sistema solar. También es el mayor de los cuatro terrestres. La Tierra se formó hace aproximadamente 4550 millones de años y la vida surgió unos mil millones de años después. Es el hogar de millones de especies, incluyendo los seres humanos y actualmente el único cuerpo astronómico donde se conoce la existencia de vida.

La atmósfera y otras condiciones abióticas han sido alteradas significativamente por la biosfera del planeta, favoreciendo la proliferación de organismos aerobios, así como la formación de una capa de ozono que junto con el campo magnético terrestre bloquean la radiación solar dañina, permitiendo así la vida en la Tierra. Las propiedades físicas de la Tierra, la historia geológica y su órbita han permitido que la vida siga existiendo.

La superficie terrestre o corteza está dividida en varias placas tectónicas que se deslizan sobre el magma durante periodos de varios millones de años. La superficie está cubierta por continente e islas. Estos poseen varios lagos, ríos y otras fuentes de agua, que junto con los océanos de agua salada que representan cerca del 71% de la superficie constituye la hidrósfera. No se conoce ningún otro planeta con este equilibrio de agua líquida, que es indispensable para cualquier tipo de vida conocida.

La forma de la Tierra es muy parecida a la de un esferoide oblato, una esfera achatada por los polos, resultando en un abultamiento alrededor del ecuador. Este abultamiento está causado por la rotación de la Tierra.

Este abultamiento ocasiona que el diámetro en el ecuador sea 43 kilómetros más largo que el diámetro de un polo a otro. hace aproximadamente 22000 años la Tierra tenía una forma más esférica, la mayor parte del hemisferio norte se encontraba cubierto por hielo, y a medida de que el hielo se derretía causaba una menor presión en la superficie terrestre en la que se sostenía, causando esto un tipo de rebote.

Este fenómeno siguió ocurriendo hasta mediados de los años noventa, cuando los científicos se percataron de que este proceso se había invertido, es decir, el abultamiento aumentaba. Las observaciones del satélite GRACE muestran que, al menos desde 2002, la pérdida de hielo de Groenlandia y de la Antártida ha sido la principal responsable de esta tendencia.

Desde muy pequeños nos han dicho siempre que nuestro planeta es redondo, pero tras las últimas imágenes que han salido a la luz, nos hemos replanteado esta idea. Estas imágenes han sido filtradas por un ex empleado de la NASA. Seguramente creas que esta información no tiene ninguna utilidad, pero realmente, conocer la forma exacta de la Tierra nos va a permitir comprender mejor su funcionamientos, el movimiento de los océanos, las grandes masas de hielo y el incremento del nivel del mar.

Todo esto se ha podido comprobar gracias al envío del satélite GOCE. Este satélite ha realizado una serie de mediciones de gran precisión de la forma de la Tierra, podríamos decir que el planeta tiene la forma de una pasa arrugada.

El satélite GOCE esta dedicado a la medida del campo gravitatorio terrestre. Fue lanzado el 17 de marzo de 2009 mediante un cohete ruso Rockot, después de haber sido pospuesta su fecha prevista inicial del 27 de octubre de 2008 debido a problemas con el cohete lanzador. Después de que el tanque de combustible de xenón se agotara, el satélite empezó a perder altitud produciéndose una reentrada el 11 de noviembre de 2013, destruyéndose en la atmósfera alta.

Se trata de un hallazgo escalofriante, ya que podemos entender mejor el funcionamiento del planeta. Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos y familiares.