Con el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas es habitual que los objetos metálicos expuestos en el exterior de nuestra casa acaben totalmente oxidados. Nuestros colegas de hogarmanía tuvieron una verja oxidada y lo tomaron como ejemplo para devolverle su aspecto original de una forma rápida y sencilla.

Usaron la pintura especial para hierro que pueda aplicarse directamente sobre el óxido ¿Quieres saber cómo funciona? Pues sigue viendo este increíble artículo y aprende con nosotros.

APRENDE CON NOSOTROS PASO A PASO

Paso 1

En las zonas más deterioradas pasaremos una lija para eliminar los restos sueltos de pintura. Limpiamos bien el polvo producido.

Paso 2

Ya podemos aplicar el producto. No es necesario diluirlo pero sí es conveniente remover bien hasta obtener un color homogéneo.

Paso 3

Si queremos cubrir el óxido y que además esta pintura proteja contra la corrosión, aplicaremos una sola mano de pintura. En la mayoría de los casos con una única mano se obtiene la cubrición necesaria.

Paso 4

Nos ayudaremos de la brocha para llegar bien a todos los recovecos.

Paso 5

En ambientes muy húmedos o en zonas costeras se recomienda que las capas sean más generosas. Mientras dejamos que seque podemos aprovechar para limpiar todos los utensilios. Si habéis elegido un producto al agua con un poco de jabón quedarán impecables.

Paso 6

Nuestra verja luce ya como nueva y lo mejor de todo estará protegida de la humedad y el óxido durante años.