El pintar y barnizar requiere más que buenos materiales, técnicas que uno debe conocer para no perder mucho tiempo en los preparativos y el proceso de pintado. Por eso aquí te presenta estos 15 trucos que podríamos decir que son los definitivos para que elabores esta labor sin ningún problema. Además, reciclarás productos desechables que, de otra manera, no tendrían más futuro que el contenedor y ni que decir de la cantidad de material para pintar que ahorrarás y esto se reflejará en una optima disminución en el gasto. Ahora veamos en la siguiente descripción cuales son.

Ads

Cuidados con brochas y rodillos

Para evitar el pelo y pequeñas cerdas sueltas cuando las brochas y rodillos son nuevos y así estos no estropeen el acabado.

Ads

Pasa un rodillo para eliminar pelo en el rodillo de pintura.  Podrás eliminar pelusas y pelo de ropa.

Deja brochas y pinceles a remojo durante 12 horas y sécalas bien. Soltarán todos las cerdas que estén sueltas.

También puedes pasar varias veces cinta de carrocero o de pintor para que los pelos sueltos se peguen en ésta.

Cuando hayas terminado de pintar, limpia las brochas con el disolventecorrespondiente, o agua si la pintura que has utilizado es acrílica. Después lava con agua y jabón y seca bien.

Para que no pierdan su forma, guarda las brochas con las cerdas hacia arriba o envueltas en papel de periódico.

Para evitar que las manchas o gotas de pintura caigan en el suelo o en el mueble utiliza una esponja húmeda en lugar de trapos.

Limpieza mientras pintas

Sumerge sólo un tercio de la brocha en la pintura y descarga el exceso para que no gotee.

Para no descargar el exceso de pintura en el borde del recipiente, ata una cuerda o coloca una goma elástica que cruce el centro de la lata (en su diámetro) y úsala para quitar el exceso de producto.

Cuando tengas que pintar con la brocha en posición vertical, pon en el mango de plástico sujetándolo con una goma elástica, formando una especie de cuenco para que, si se desliza pintura, no te manche las manos.

Si tienes que descansar mientras estás pintando, cierra la lata y envuelve la brocha o rodillo en una bolsa de plástico, que no tenga agujeros, para evitar que se seque y no tener que lavarla.

Cuando uses un rodillo y pongas la pintura en una bandeja especial, si envuelves ésta con papel aluminio, al terminar sólo tendrás que quitar el aluminio sin que la bandeja se haya manchado.

Protege con cinta de carrocero o de pintor las zonas del mueble que no quieras pintar y retirála antes de que seque del todo, para que no se rompa.

Retira la cinta de carrocero manteniendo un ángulo recto con el mueble. Así no arrastrará pintura del mueble.

Pon vaselina sobre los tornillos o bisagras que no quieras pintar utilizando un pincel. La pintura no agarrará en esas zonas.

Para evitar que al pintar las patas de banquetas o muebles (que no pesen mucho) se peguen al papel u otra protección que estés usando, inserta unos tornillos un centímetro aproximadamente en su base para apoyarlas (quedan como unos pequeños “tacones”).