Pocas cosas en el hogar son tan irritantes como una puerta que chirria. Y es que los ruidos son tan estresantes que ya no da ganas de abrir o cerrar las puertas. Incluso si pensamos en reemplazar las bisagras nos genera un gasto extra que sale de nuestras posibilidades repararlas. Por suerte conocemos algunos trucos que solucionan el problema instantáneamente, y hoy los compartimos en este artículo. ¡Toma nota!

#1 Barra de jabón

Ads

Frota la bisagra o el gozne con una barra de jabón. Los aceites naturales del jabón serán como un lubricante para la puerta y harán que esta deje de chirriar.

#2 Vaselina

Otra solución simple para evitar el ruido molesto de una bisagra chirriante es frotarla con vaselina.

#3 Mantequilla

¿No tienes ninguna de las cosas anteriores a mano? Hay algo que seguro tienes: mantequilla. Frota la bisagra chirriante con mantequilla y olvídate del problema.

#4 Vela de parafina

Una vela de parafina no solo es la solución cuando hay corte de energía eléctrica, sino también para deshacerte del molesto sonido de una bisagra chirriante. Frota la bisagra con una vela de parafina y ¡adiós problema!

#5 Aceite de cocina

Tanto la versión líquida como el spray son perfectos para solucionar el problema de una puerta chirriante. Frota o rocía el aceite en la bisagra y quedará solucionado.

Si este artículo ha sido de tu agrado, compártelo con tus amigos para así seguir difundiendo más contenido como este.