A muchos de nosotros siempre nos ha gustado tener todo en orden con poco presupuesto pero nunca lo logramos en cuanto a la seguridad se trata. Sin embargo hoy nos hemos encontrado con un producto realmente genial que nuestros colegas de hogarmanía nos recomiendan con los ojos cerrados.

Se trata de las cerraduras invisibles Remock Lockey son muy fáciles de instalar. Solo necesitarás un lápiz, taladro atornillador y/o destornillador, un formón afilado y un martillo (si el marco de la puerta no es plano, algo habitual en todas las casas). La versión estándar y la versión PRO se instalan de la misma manera, ¡te contamos cómo!

APRENDE CON NOSOTROS PASO A PASO

Paso 1

Desmonta la base de la cerradura aflojando los tornillos con una llave Allen.

Paso 2

Presenta la base en la puerta. Alinéala con el borde vertical. La base lleva un adhesivo muy potente para colocar también la cerradura en puertas de vidrio o metal.

Paso 3

Marca los puntos a taladrar. Perfora agujeros-guía con el taladro y broca de madera fina, o márcalos con un berbiquí. Si tienes un atornillador potente, puede que no necesites taladrar antes la puerta. Fija la cerradura con los tornillos incluidos en el kit.

Paso 4

Encaja la cerradura (completa y cerrada) en la base.

Paso 5

Ads

Abre la cerradura presionando el botón trasero. Suelta la pieza que va al marco.

Paso 6

Dibuja con un lápiz el contorno de la pieza para marcar su posición correcta.

Paso 7

Si el marco no está enrasado con la hoja de la puerta, rebaja ligeramente la zona marcada con formón y martillo.

Paso 8

Coloca la pieza del marco para ver si encaja. Sigue rebajando hasta lograr un encaje perfecto.

Paso 9

Taladra ligeramente los agujeros (o márcalos con berbiquí) y atornilla la pieza del marco.

Paso 10

Coloca la cerradura en la base.

Paso 11

Ajusta de nuevo los tornillos con cabeza Allen que retiraste en el paso 1.

Paso 12

Abre la carcasa de la cerradura y pon las pilas.