Conoce cómo hacer refugios de supervivencia que podría salvar su vida en un bosque

0
462

Cuando la cotidianidad y la monotonía de la ciudad llega a un punto donde dices !necesito pasar un tiempo fuera! es cuando alistas tu equipo de viaje y sales por una aventura al campo o al interior de de país, pero te haz puesto a pensar en que pasaría si por cosas del destino uno se pierde en la ruta y no tienes los medios para regresar al pueblo o lugar donde te encuentras alojado/a. Bueno para esto nosotros en Manos a la Obra hemos pensado muy bien en esto y aquí te compartimos una lista de ideas para saber que es lo que debes hacer en caso te extravies en un bosque o una reserva natural y puedas salir a salvo de una situación como esta.

El tipo de refugio para lograr pasar una noche en un bosque y en invierno (sea la más fría de las estaciones) es uno que se llama un refugio de escombros, y es un tipo de refugio adaptado para el bosque. Como su nombre indica, este tipo de refugio de invierno implica “escombros” de bosque como un tocón de árbol, un árbol bifurcado, o incluso un gran canto rodado sobre el cual puedes apoyar en un poste. Primero empiza por localiza un tronco largo para que este sea el poste que soporte toda la estructura. Luego coloca un extremo del troco en el tocón, o sobre una roca para que este soporte el peso del arco de ramas que cubren la estructura y el otro extremo del tronco largo en el suelo.

Ya al tener la estrucuta, empieza a recojer los escombros a tu alrededor o en las inmediaciones, usa pequeños troncos que luego se apoyan en el poste de canto para crear una cavidad hueca debajo de éste. Pero ten en cuenta que mientras una delgada capa de residuos bloqueará el viento y la lluvia, es necesario una capa muy gruesa para que el refugio sea cálido y seco. Además, si te encuentras en un bosque de hojas caducas de madera dura, entonces puedes recoger las hojas secas del suelo y añadirlas en tu refugio para proporcionar aislamiento adicional.

Por otra parte, parece ser una regla general de la naturaleza que siempre el no encuentrar ramas y restos de arboles caidos por estar ubicados en un área escasamente arbolada, pero para esto puedes hacer uso de las rocas que se encunetran a la mano y por lo tanto, en lugar donde la madera hace falta, en su lugar debes utilizar la roca para construir un refugio de supervivencia de invierno. La práctica de apilar piedras en una pared sin el uso de mortero se llama “apilado libre” y, siempre que haya un montón de rocas en la mano, puedes libremente apilarlos para construir una pared baja que te protegerá del viento. Si puedes encontrar suficiente madera para construir un techo, entonces también puedes hacer un pequeño refugio acogedor que ayudará a retener el calor de tu cuerpo. Para aislar tu refugio, recoge la hierba del terreno circundante, comprime en pequeñas bolas, y luego rellena las bolas en los espacios entre las rocas para bloquear el viento.

Fuente: offthegridnews

Ads

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here