Conoce estos geniales tips para extrae la grasa de tu extractor y evitar que se malogre

0
26

Con el uso diario, la campana extractora de tu cocina se va llenando de olores, vapores y grasa que debes limpiar, pero esta suele ser una tarea que muchas veces se deja de lado. Como tarde o temprano tendrás que hacerlo, ¡mejor aprovecha estos consejos para dejarla reluciente!

i1

1 SACÚDETE LA PEREZA
La principal razón por la que la grasa se acumula en la campana extractora es porque necesita limpiarse con cierta frecuencia. Pero basta con cambiar el chip, limpiarla después de cada uso y notarás la diferencia.
2 CON UN POQUITO DE LIMÓN…
Muchos recomiendan desenchufar la campana, desmontarla y comenzar a limpiar… ¡pero espera un momento! Mejor mezcla agua, el zumo de 3 limones en una olla y ponlos a hervir mientras tienes la campana encendida. Verás cómo el vapor del agua con el toque cítrico ablandará un poco la grasa pegada y podrás sacarla fácilmente con un trapo húmedo.
3 AL FONDO DEL ASUNTO
Para dejar todo impecable, primero tendrás que desmontar la campana. Lo recomendable es que, mientras saques las piezas, las vayas remojando en agua caliente. Ahora viene lo bueno: unta un pañito con el lavavajillas Sapolio y adéntrate en las profundidades de la campana. Dale un par de pasadas hasta que quede bien limpia, repasando también la parte exterior. ¡Y listo!
4 CEPILLA LA REJILLA
Después de haber remojado un rato la rejilla, será más fácil quitar la grasa… pero no sale sola. No te preocupes, aunque esta superficie es difícil, solo debes pasarle un cepillo y verás que no habrá mancha, grasita o residuo que se te resista.
5 TODOS TENEMOS UN FILTRO
La limpieza del filtro depende del material del que esté hecho. Por ejemplo, si tienes uno de metal, lo ideal es lavarlo con agua caliente y lavavajillas. Pero si es de fieltro, bastará con una lavada a mano, una escurrida breve y dejarlo secar al aire libre.
6 TERMINA EFECTIVAMENTE CON LA GRASA
¿Has seguido estos consejos y aún te cuesta remover los residuos en tu campana? No te preocupes, en Sodimac podrás encontrar un poderoso aliado: el desengrasante. Este es un producto químico que debes usar con cuidado, pues podría irritar tu piel, así que mejor ponte guantes al manipularlo. Disuelve una cucharada de desengrasante en agua caliente, deja el filtro en remojo unos 5 minutos y luego enjuágalo. Así, habrás ganado satisfactoriamente la batalla contra la grasa.
Con estos tips, limpiar tu campana extractora será mucho más fácil y podrás mantenerla como nueva por mucho más tiempo. ¡Ponlos en práctica!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here