La galvanización es un procedimiento que consiste en recubrir una pieza metálica con una capa de zinc, para protegerla de la corrosión. En el ámbito industrial, suelen meter piezas de acero en un baño de zinc fundido, consiguiendo un contacto óptimo de los metales. A esta técnica se le denomina galvanizado en caliente.

Para evitar que nuestros objetos esenciales en nuestras vidas se oxiden, les hemos traído uno de nuestros mejores PASO A PASO para aprender juntos esta increíble técnica de galvanizado en frío.

Ads

Paso 1

Pero, existe también otro método más sencillo y accesible para todos los usuarios que es el galvanizado en frío.

Paso 2

Cuando cortamos o taladramos una pieza metálica ya tratada, es conveniente dar un producto con alto contenido en zinc en las zonas manipuladas, para evitar que la superficie se oxide.

Paso 3

En las tiendas de bricolaje encontraremos diferentes productos de galvanizado en frío, que podremos aplicar tanto con brocha como con rodillo, así como con pistola.

Paso 4

Asimismo, podemos decantarnos por un modelo en aerosol. Una vez que hayamos limpiado la superficie sobre la que vamos a trabajar, damos el producto.

Paso 5

Transcurrido el tiempo de secado que nos indica el fabricante, la pieza tratada quedará perfectamente protegida de la corrosión, por mucho tiempo.

Paso 6

Ads

Este producto es perfecto también para proteger superficies metálicas sin ningún tratamiento antioxidante previo.

Paso 7

Empleando este tipo de producto, con alto contenido en zinc, impediremos que las piezas y objetos metálicos que hayamos manipulado se oxiden con la humedad.