Según el Harvard Grant Study, un estudio de 75 años donde se estableció el secreto para llevar una vida plena y la crianza de un retoño pròspero, los investigadores encontraron las dos cosas que necesitan las personas para poder ser felices y exitosas: La primera es el amor y la segunda la ética en el trabajo.

“El estudio encontró que el éxito profesional en la vida, que es lo que se busca en los jóvenes, viene de haber hecho los deberes siendo niños. Entre más rápido lo hagas, mejor. La mentalidad de remangarse la camisa y tener la actitud de lanzarse, la cual se basa en que existe un trabajo desagradable que alguien tiene que hacer, y yo puedo hacerlo… es lo que te permite avanzar profesionalmente y finalmente tener éxito” plantea Julie Lythcott-Haims, la autora del libro “Cómo criar a un adulto”.

Plantearle deberes a tus hijos, les permite a los niños entender que tienen que hacer su trabajo para poder ser parte de la vida. No se trata de alivianar las cargas de sus padres, sino de adquirir un sentido de pertenencia, del trabajo duro y de la constancia necesaria para lograr grandes cosas en la vida.

TRUCOS DE ENSEÑANZA

– La caja de los tesoros. Que los niños tengan una caja donde puedan guardar sus recuerdos. Es decir, un espacio donde pueda recopilar las cosas que signifiquen algo para él, como: una entrada de algún sitio que visitó, algo que encontrara en un paseo en familia, etc.

– Toda recompensa es por algo. Evitar el regalar por regalar. Que todo regalo tenga un significado positivo que vaya más allá de lo material.

– Predicar con el ejemplo. Los padres son modelos en la educación de sus hijos. Que vean que solo se compra por necesidad real y que se cuidan las pertenencias. Al observar aprenden casi sin darse cuenta.

– Regalos manuales. Acostumbrarles a hacer manualidades para regalar es muy enriquecedor. Se dota al regalo de un significado emocional que hace que no se quede en algo material.