Antes de realizar un trabajo de pintura en tu hogar o habitación, hay que detectar primeramente y arreglar las paredes, para sellar estos agujeros o arreglar los desperfectos, y que al momento de pintar, el resultado sea óptimo. ¿No sabes como arreglar esos pequeñas grietas o desperfectos que tiene tu pared? ¿Qué hacer con esa mancha de humedad que está seca por mucho tiempo? ¿Y esa grieta que malogra la decoración de tu hogar? No te preocupes, hoy te enseñaremos como puedes solucionar esos pequeños problemas de manera sencilla.

APRENDE CON NOSOTROS PASO A PASO

Ads

Paso 1 – Detectar los desperfectos en la pared

Lo primero que debemos de hacer es detectar todos los desperfectos de las paredes, para ello, apagaremos todas las luces de la habitación en la que nos encontremos, cerraremos las persianas para que no entre nada de luz, y con una linterna o lámpara como la de la imagen, vamos alumbrando paralelamente a la pared.

De este modo podremos encontrar los desperfectos de forma rápida y sencilla. Cuando encontremos alguno, lo podemos marcar con cinta de carrocero.

Paso 2 – Tapar agujeros pequeños y grietas

Rellena los agujeros pequeños con masilla, utilizando una espátula, extendiéndola bien en la pared. Alisa la masilla con la espátula. El objetivo es lograr que la unión entre la pared y el hueco rellenado resulte lo más continua posible. Utilizando un trapo húmedo, limpia cualquier resto de masilla que haya podido quedar sobre la pared, alrededor del agujero.

Hay que aplicar varias capas, y dejar secar. Para saber exactamente los tiempos de secado, mirar las instrucciones de la masilla o del compuesto para juntas.

Si las gritas son pequeñas, podemos seguir el mismo patrón que mencionamos anteriormente, pero antes, podemos pasar la punta de una espátula por todo el recorrido de la grieta, para sanearla, y que la masilla se asiente correctamente.

Mira el siguiente vídeo y aprende más a detalle como rellenar grietas de tu pared de manera profesional: