Una de las cosas que más tiempo me ha llevado en la restauración de la Impala, ha sido el pulido de los aluminios. Por un lado, es uno de los procesos más sucios y aburridos de la restauración, puesto que cada pieza requiere mucho tiempo de dedicación para conseguir buenos resultados. Pero por otro lado, es de las partes más gratificantes por el cambio radical que hacen las piezas una vez pulidas.

El proceso como tal lo podríamos dividir en dos partes claramente diferenciadas: La preparación de la pieza o prepulido, y el pulido como tal. De la primera fase depende que el resultado final sea decente o no, y es ahí donde centraremos gran parte de los esfuerzos si queremos unos buenos resultados.

Útiles usados

  • Taladro
  • Extensión de manguera para el taladro (no es imprescindible, pero es cómodo)
  • Plato adaptador de 80mm con velcro para adaptar discos de pulido al taladro
  • Lijadora tipo mouse
  • Lijas para lijadora mouse, granos 240 – 320 y que sean para metal.
  • Discos de lija al agua Wurth 500 – 800
  • Discos de pulir Mirka 500 – 1000 – 1500
  • Kit de pulido Wolkraft
  • Discos de Scotch Brite (nos los podemos hacer con estropajos del Mercadona)
  • Máscara de protección

Paso 1

Fijar el taladro en el tornillo de banco y, o bien adaptar directamente los discos allí, o bien usar la extensión de manguera para el taladro, lo que da más movilidad y es más cómodo para según qué piezas.

Paso 2

Prepulido. Es importante dejar la superficie de la pieza lo más lisa posible y sin ralladuras. Lavamos las pieza para quitar la posible suciedad que pueda llevar incrustada, u otra opción es coger el alcohol de quemar y pincel con un estropajo, dependiendo de la pieza y el tipo de suciedad y dar una pasada con discos de estropajo a razón de 50cts. el disco de 4 capas.

Paso 3

Ahora la pieza, aunque mate, por lo menos está limpia. En este punto, podemos empezar a lijar la pieza. Yo empezaba con una lija de 320 (en algunos casos, si quería eliminar alguna ralladura especialmente profunda, 240 para las zonas más afectadas), y una lijadora de esas tipo Mouse, que tienen la punta triangular.

Paso 4

Lijadora tipo Mouse es útil para lijar con granos de 240 y 320. Por ejemplo, podemos ver el soporte del coco del faro, donde le aplicamos un lijado con 240 para eliminar ralladuras de cierta profundidad en la pieza.

Paso 5

Pieza limpia y pieza lijada con grano 240 para eliminar rayaduras profundas. Posteriormente paso a lijar, o bien con el taladro o bien con una manguera de extensión del taladro (en función de la pieza y sus formas), usando discos de lijado al agua de grano 500. Estos discos tienen Velcro por la parte trasera, por lo que se fijan con facilidad al adaptador que va fijado al taladro.

Paso 6

Una vez la pieza bien lijada con el disco de 500, le pasaba otro disco del mismo tipo pero de grano más pequeño, en este caso de grano 800. A cada cambio granulado de lija, hay que tener en cuenta que se debe ir lijando hasta eliminar las ralladuras que se habían hecho con la lija anterior. Por ejemplo, cuando estamos lijando con la de 500, no pararemos hasta eliminar por completo las marcas del lijado con la lija de 320 que hemos hecho antes.

Paso 7

Es también importante usar abundante agua durante este proceso, e ir lavando de vez en cuando la pieza con papel o un trapo del taller, porque entre el agua y las partículas de aluminio que se devastan, queda todo muy sucio. Aquí podemos ver la misma pieza de antes, después de aplicarle el lijado con los discos de 500 y 800, y ver como ya no se ven las marcas del lijado a 240 que hicimos inicialmente.

Paso 8

Una vez hemos lijado con los discos de lija al agua de 500 y 800, vamos a pasar otros tipos de disco más finos. Se trata de unos discos acolchados también fijados con Velcro y del mismo tamaño. Estos discos se usan para el pulido de carrocerías de coche, aunque nosotros los usaremos para el aluminio.

Paso 9

Una vez pasados el disco de 500 y posteriormente el de grano 1000, limpiamos bien la pieza con alcohol de quemar para eliminar los restos de aluminio, y con esto daremos por terminada la fase del lijado de la pieza, y la tendremos a punto para empezar con el pulido.

Paso 10

Para el pulido he probado varias cosas, varios tipos de disco y varias pastas, y la verdad que no he notado diferencia sustanciales en los resultados de hacerlo con los discos y pasta del kit de Wolkraft, que con otros discos y pastas comprados en lugares más profesionales.

Paso 11

Se empieza el pulido con el disco de fieltro y la pasta con el número 1 (marrón), que es el que sirve para devastar el aluminio y uniformizar la superficie. No hace falta abusar demasiado de la pasta, de hacerlo, quedarán los restos adheridos a la pieza de aluminio. A medida que vayamos pasando el disco, ya iremos viendo el brillo que va cogiendo la pieza.

Paso 12

Una vez terminemos con este disco, limpiaremos los restos de pasta que hayan podido quedar en la pieza. Es importante quitar los restos de pasta de la pieza, porque sino el segundo disco quedará sucio de la pasta marrón.

Una vez la pieza limpia, pasaremos a usar el segundo disco, el de tela, que usaremos con la pasta número 2 (azul). Con este último paso le daremos a la pieza el brillo definitivo que nos hará reflejarnos en la pieza.

Related Post