El espacio, o mejor dicho el poco espacio es algo que muchos de nosotros tenemos que enfrentar en nuestra casa. Siendo así, encontrar soluciones para aumentar el espacio, aunque sea sólo visualmente, se convierte en una prioridad absoluta. Afortunadamente nuestros ojos pueden ser engañados. Sí, engañados, y eso porque con recursos como la pintura podemos crear sensaciones de amplitud en los espacios sin necesidad de hacer obras y romper paredes. ¿Tiene una cocina pequeña y ya no sabe qué hacer? Te daremos algunas ideas interesantes que conseguirá aliviar tu preocupación.

Techos resplandecientes:

No es común ver techos pintados en color, aunque podemos encontrar techos con vigas de madera por ejemplo. Sin embargo, tenemos que destacar que aunque en cocinas mayores podemos dejarnos llevar por nuestro deseo creativo, en las cocinas pequeñas debemos ser más convencionales. ¡Blanco! Esta es la palabra que tenemos que grabar a fuego. ¡Techos blancos!

#1 

#2 

#3 

Extender el blanco:

Si el techo blanco aumenta notablemente el espacio, las paredes en blanco también. Podemos entonces pintar nuestras paredes de blanco para resolver el problema, en el caso el espacio pequeño. Si además usamos muebles blancos en la cocina, la sensación de amplitud será mucho mayor. Ciertamente muchos de ustedes ya pensaron: ¿Y no podré usar nunca más colores? Bueno en realidad sí, si nuestra cocina es blanca (techo, piso, paredes y muebles) tenemos mucho más libertad a la hora de colocar colores en el aspecto decorativo de la habitación. Y más, te animamos a hacer esto, teniendo una pantalla en blanco, los colores en forma de pinceladas nunca quedarán mal.

#4 

#5 

#6 

#7 

#8 

Ganar profundidad con colores:

Aunque es verdad que el banco será el mejor aliado para nuestras cocinas, hay colores que son ideales para dar más profundidad a las paredes. Estos colores pueden ser el violeta, verde y azul. No se trata de pintar toda la cocina con esos colores, sería un auténtico suicidio decorativo para una cocina tan pequeña, pero sí elegir una pared clave, aquella que sea la encargada de dar profundidad a la habitación y pintarla con alguno de esos colores. Veremos cómo automáticamente el espacio aumenta ante nuestros ojos.

#9 

#10