Normalmente, la pasta de dientes previene la parición de la caries pero para el sarro es necesario un enjuague bucal potente y se encarga de retirar el rígido sarro que no puede eliminarse con el cepillado de dientes.  No obstante, si descubres que tienes sarro otra vez poco después de tu última visita al dentista, no esperes más y pon en práctica estos remedios caseros.

El sarro, en su mayoría blanco-amarillento o pardusco, suele formarse en el interior de los incisivos inferiores y en los primeros molares en la mandíbula superior. Se produce, sobre todo, cerca de las glándulas salivales, en superficies dentales irregulares, debajo de las encías o en los espacios interdentales. Ahora te mostraremos el método casero ideal para eliminarlos de tus encias.

Ingredientes:

  • 1 cepillo de dientes
  • 1/2 cucharada de sal
  • 1/2 taza de agua tibia
  • 1 taza de agua oxigenada
  • 1 palillo de dientes
  • Bicarbonato de sodio
  • Enjuague bucal anticeptico

Cómo hacerlo:

1. Método tradicional:

Mezcla el bicarbonato con sal y un poco de agua. Límpiate los dientes a fondo con este compuesto y escupe los restos. Después remueve el agua oxigenada con agua normal y enjuágate la boca con esto y después con bastante agua corriente. Ahora, la parte final del tratamiento: quítalo con un palillo de dientes. Gracias a la primera parte del tratamiento, la placa de sarro se desmorona fácilmente. Por último, enjuágate la boca con el antiséptico.

2. Método de la frutilla

Frota las zonas que tienen sarro con una cáscara de limón o media fresa durante 10 minutos. El ácido de las frutas ablanda la placa para que puedas removerla con el cepillo de dientes.

3. Método de polvo de hornear

Disuelve en agua un poco de polvo de hornear que contenga bicarbonato de sodio, y cepíllate los dientes con esta mezcla. No solo vas a deshacerte del sarro: también blanquearás tus dientes y, como consecuencia, tendrás una sonrisa resplandeciente.

4. Método de aceite de árbol de té

Para evitar la formación de sarro, hay que cepillarse los dientes al menos dos veces al día y limpiar los espacios interdentales con hilo dental o cepillos interdentales. Los antisépticos bucales y los cepillos de dientes suaves también son adecuados para prevenir la placa. Se recomienda comer manzanas entre comidas, beber té verde o masticar chicle con xilitol para combatir las bacterias.

Fuente: tiposano

Related Post