Aprende cómo instalar una bisagra de cazoleta desde cero usando las herramientas correctas

0
647

Sustituir o instalar una bisagra de cazoleta desde cero es algo muy sencillo de hacer y al alcance de cualquier bricolador. Sólo necesitas muy pocas herramientas y unas breves indicaciones. Por ello, hemos venido con uno de nuestros mejores tutoriales para enseñarle cómo instalar una bisagra de cazoleta desde cero.

Pero antes de empezar, tal vez necesites conocer qué tipos de bisagras existen.

Una vez estés listo para empezar, procura tener a mano un destornillador de estrella PZ 2 y un pequeño martillo. Los necesitarás para seguir los pasos que te detallamos a continuación:

1. En la parte interior lateral del mueble, puedes observar dos orificios o marcas en la madera. Es ahí donde va la pletina de fijación de la bisagra y esos orificios es donde irá fijada con tornillos.

Ads

2. En la puerta también hay dos pequeños orificios, esta vez a ambos lados de un orificio mayor y más profundo, que suele ser de 26 o 35 mm. Es ahí donde va la parte movible de la bisagra.

3. Introduce la cazoleta de la bisagra en el orificio y haz coincidir los otros (donde irán los tornillos) dos con los laterales perforados de la bisagra. Si la madera no tuviese las marcas de los tornillos, nivela la bisagra con ayuda de una regla.

4. En ocasiones, el orificio central es muy justo o los laterales requieren de tacos de plástico para su fijación. Ayúdate de un pequeño martillo para introducirla por completo, si los consideras necesario.

5. Aprieta los tornillos de la parte de la puerta, con la ayuda de un destornillador. Asegúrate de que estos no tengan mayor longitud que el grosor de la puerta y si lo haces con la ayuda de un atornillador eléctrico, hazlo a poca velocidad.

Ads

6. Haz lo mismo con la parte de la pletina de fijación. Si observas bien, los orificios no son redondos sino un poco alargados, de hecho, ranurados. Eso tiene una explicación que verás más abajo.

7. Introduce la parte movible de la bisagra en su pletina de fijación, como indica la flecha del dibujo. Asegúrate que engancha en todas sus partes (tornillo final y garras).

8. Aprieta el tornillo final. Mientras lo haces, debes sujetar la puerta para que esta no se caiga. Una vez hecho, ya está la bisagra operativa y lista para regular.

9. Cierra la puerta o puertas y comprueba que están totalmente niveladas y que cierran correctamente. Si ves que ambas se solapan o alguna queda ligeramente desnivelada, vuelve a abrirla, ya que tienes que ajustarla.

Ads

10. Apretando o aflojando el tornillo señalado en la imagen se consigue que la parte movible de la bisagra se junte o separe de la pletina de fijación. Es así como debes nivelar la puerta, jugando con todas sus bisagras.

11. Cierra la o las puertas y comprueba que están totalmente en linea, la una con la otra o centradas a partes iguales sobre la estructura del armario o mueble. Si ves que no es así, vuelve a abrirla, ya que tienes que ajustarla.

12. ¿Recuerdas los orificios ranurados de los que se hablaban más arriba? Para esto son. Afloja levemente ambos tornillos y con ayuda de un martillo da pequeños golpes en el sentido que necesites, para subir o bajar la puerta. Vuelve a apretar los tornillos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here