Todos conocemos al gran Michael Jordan por sus magníficas participaciones en la disciplina del baloncesto pero además de ello no sabemos más. Y es que nunca tomamos en cuenta cómo es que se logró ese reconocimiento y no es nada más y nada menos que claves y normas de vida que uno mismo se crea como fortalece personas y como fuente de esperanza e inspiración para miles de personas que le admiran, Jordan muchas veces ha conversado acerca de la cantidad de tropiezos que ha sufrido, algunos muy serios.

Pero sea como sea, ha logrado superarlos gracias a su gran espíritu, Jordan está completamente en contra de tirar la toalla, no posee ningún poder espectacular que lo diferencie de los demás, el motivo por el cual ha logrado lo que muchos no es que nunca se ha rendido. Por ello, hoy te compartimos algunas de ellas para que puedas aplicarlas en tu vida y puedas darle un cambio de 180°

La dedicación y el trabajo duro son el truco.

Jordan no posee ningún precedente en lo que a talento y capacidad de juego se refiere, no obstante, Michael no se valió solo de algo tal como “talento” para adquirir el título de uno de uno de las entidades más valiosos de la historia. Tuvo muchísimos tropiezos a lo largo de su ascenso, el detalle es que nunca se quedó sentado, siempre sacó fuerzas para erguirse nuevamente y continuar su camino, algunas veces a pasos más grandes que otras, pero lo importante fue su dedicación.

La poderosa mentalidad de Michael.

El truco de Michael Jordan y el secreto del éxito que cambió su vida yace en su inquebrantable mentalidad, que nadie ha sido capaz de derribar, Jordan comenta que el fracaso es algo aceptable y a veces, beneficioso. Pues lo que se experimenta puede valer más que la victoria, sin embargo, lo que Michael jamás ha sido capaz de tolerar es el hecho de que no se de la pelea, al menos se debe hacer el intento, si no se da, se puede intentar nuevamente.

No hacer el intento es el peor error.

Pero, por otra parte, comenta que si ni siquiera se hace el intento nunca podrás saber de lo que eres capaz, ni tampoco podrás adquirir la experiencia que posteriormente te llevará al éxito. Otra cosa que diferencia a Michael de los demás que han intentado cruzar la misma ruta pero no lo han logrado, es que jamás tuvo restricciones auto impuestas a la hora de imaginar, esto puso sus metas sumamente alto a la vez que le otorgó la motivación. Sin motivación ni metas se está perdido totalmente, ambas son necesarias para poder mantenerse orientados hacia donde se busca llegar.