Si bien es cierto que lo que nosotros como bombillas o lámparas de bajo consumo, podrían cubrir ampliamente las necesidades eléctricas que requiere una vivienda familiar, además de ahorrar considerablemente energía, podría no ser del todo cierto. Sabemos que muchas veces, lo caro no necesariamente es mejor, y aunque es verdad que las bombillas de bajo consumo emiten una luz igual o mejor que las lámparas de toda la vida, esconde algo más serio en su interior que podría perjudicar seriamente tu salud.

Ads

Un hombre en cuestión, John Marshall fue uno de los oftalmólogos expertos más destacados de Gran Bretaña que trabajando en el University College de Londres ha estado apilando bombillas pasadas en casa y descubrió lo siguiente:

“Compré bombillas incandescentes antes de que el gobierno hiciera ilegal su importación”, dijo. “No puedo dar un número exacto, pero tengo suficientes para poder ver”. Sin embargo, no está solo en sus preocupaciones por las bombillas modernas. John Hawk, un experto en enfermedades de la piel, está advirtiendo que pueden causar quemaduras, envejecimiento prematuro e incluso cáncer de piel, y no tiene bombillas de baja energía en casa.

La directiva de la UE tenía por objetivo reducir las emisiones de combustible y de carbono. Se dice que las focos de baja energía, o lámparas fluorescentes compactas, utilizan un 80% menos de electricidad y duran más. Las bombillas incandescentes anticuadas trabajan calentando eléctricamente un filamento dentro de un globo de cristal lleno de gas inerte, de modo que pueda emitir luz. En lugar de un filamento brillante, las de baja energía tienen argón y vapor de mercurio dentro de un tubo en forma de espiral.

Cuando el gas se calienta, produce luz ultravioleta. Esto estimula un recubrimiento fluorescente pintado en el interior del tubo. Como este revestimiento absorbe energía, emite luz. La preocupación es sobre algunos de los rayos de luz emitidos en niveles altos por estas bombillas, según dice el profesor Marshall. La evidencia científica reciente demuestra que estos rayos son perjudiciales para los ojos y la piel humanos. La luz se compone de un espectro de diferentes rayos de luz de color, que tienen diferentes longitudes de onda.

“La luz es una forma de radiación. Cuando más corta es la longitud de onda, más energía contiene”. La parte más perjudicial del espectro es la la luz de longitud de onda corta en el extremo índigo del azul. “Las bombillas incandescentes no causaban problemas, pero estas lámparas de baja energía emiten altos picos de luz azul y ultravioleta a esta longitud de onda”. De la misma manera que los rayos solares pueden causar envejecimiento prematura en nuestra piel si nos quemamos por el sol, hay situación similar en los ojos, dijo Marshall.

“La exposición también puede aumentar significativamente su riesgo de degeneración macular. El mayor factor de riesgo para esto es la edad, ya que comúnmente comienza a afectar a las personas de 60 a 80 años. “Es casi seguro que exacerbará ese riesgo con las bombillas de bajo consumo”, añade el profesor, quien el mes pasado advirtió a sus compañeros de los peligros del Optrafair, un foro nacional de educación para los ópticos.

La luz fría que emiten estas bombillas también pueden causar una variedad de trastornos del sueño, afectando negativamente a todo el cuerpo en general. “Su uso frecuente puede conducir a una variedad de patologías, que van desde la disfunción del tracto digestivo y terminando con enfermedades cardiovasculares, incluyendo infarto de miocardio, trastornos psiquiátricos y depresión», remató el profesor.