Usualmente desechamos todo lo que no nos sirve, incluso los electrodomésticos que ya no trabajan. Sin embargo, existen personas que mientras tu lo botas ellos lo reciclan transformándolos en maravillosas obras de arte tal cual lo hizo este joven con su lavadora vieja. El trabaja en una ferretería y tuvo una idea muy original de reciclar esta lavadora que al parecer no tenía reparo. Sin usar muchas herramientas, hizo algo fabuloso en ella, construyo una pecera muy original.

Lo primero que hizo fue desarmarla, extraer cada una de sus partes y limpiarla cuidadosamente.

Enseguida, empezó a acomodar todos los elementos que necesitaba para que su invento quedara perfecto.

Asimismo, instaló una puerta muy práctica que permitiría abrir y cerrar fácilmente con el objetivo principal de tener un rápido acceso al interior de lo que una vez fue la lavadora.

Pero el trabajo no quedó allí. Para darle un toque creativo colorido a su invento, instaló un set de luces de colores al interior. El experimento había tomado forma.

Y finalmente, este fue el maravilloso resultado. Una hermosa pecera que combina una serie de colores que la hacen única.

Así se aprecia desde afuera. A simple vista sigue siendo una lavadora común, pero lo que hay dentro es un verdadero arte propio de la naturaleza.