Convierte tus muebles de metal… ¡En madera!

0
391

La madera es un material muy utilizado para casi cualquier trabajo en el hogar. Sin embargo, no siempre disponemos de éstos y nos gustaría cambiar los muebles que tenemos por unos de madera.

Es por eso que, en esta oportunidad, Manos a la Obra te presenta una técnica para imitar los muebles de madera, la cual puedes aplicar en otros tipos de metal como es el caso del metal. El resultado realmente te sorprenderá ya que este truco realmente puede engañar a cualquiera y hacer creer que es madera aunque en realidad no es así.

Ads

Para este proyecto, se utilizará una puerta metálica y lo primero que haremos es colocar una capa de imprimación anti oxido. Esto nos permitirá adherir los otros productos que aplicaremos posteriormente.

Ads

Luego, procede a lijar y limpiar cualquier impureza que deja la imprimación. Lo importante es tener la superficie lo más lisa posible para evitar grietas y otras imperfecciones.

Imagen 0

Ahora, colocaremos la primera mano de pintura que, en este caso, será un esmalte especial para hierro. Este nos servirá como capa de base.

Aplica la pintura sobre la puerta de metal. Recuerda comenzar pintando los huecos y ya luego remata el resto de la puerta. Cuando hayas terminado, deja que seque por aproximadamente 24 horas.

Ads

Por lo general, la imitación de la madera suele venir preparada, aunque se puede modificar la tonalidad según nuestras preferencias. Para este trabajo es importante tener un poco de experiencia ya que este tipo de pintura seca muy rápido, y podría ocasionarnos problemas al momento de realizar las vetas. Sin embargo, como no somos expertos, recurrimos a un truco muy efectivo. Empleando un chorro de aceite de linaza en la mezcla, conseguirás retrasar su secado y tendrás un tiempo extra para elaborar los detalles.

Daremos unas capas muy finas por las molduras, sin presionar mucho la brocha. Para el resto de la puerta se pintará más penetrantes.

Cuando hayas terminado de pintar por completo, comienza a realizar las vetas. Para este caso, utilizaremos unos vetadores de plástico que nos permitirá moldear la pintura con facilidad y trabajar más a gusto. Recuerda que las vetas tienen una dirección única, pasa de forma vertical tanto con el primer peine como con el moldeador final.

Imagen 1

En esta parte del proceso se puede emplear algunos trucos que mejoren trabajo. Por ejemplo, hacer nudillos típicos de la madera con un toque de pintura, o limpiar la zona con una paletina para estirar las vetas. Estos detalles dependerán de los gustos de cada uno.

Aplica esta técnica en toda la superficie y deja secar durante 24 horas. Luego, aplica barniz para proteger el material, y listo…. ¡ya tienes puerta nueva! 😉

Ads

 

Si te perdiste en alguno de los pasos, a continuación compartimos un video bien detallado en donde se muestra cómo aplicar esta técnica.

g

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here