El patio y el jardín que tenemos en la casa no es solo un agradable viviero ante la vista sino también que sirve para darle originalidad a nuestros hogares. Dicho esto, damos un claro ejemplo urbanístico de una familia que tomó algunas hectáreas de su casa para colocar unos misteriosos agujeros en la fachada de la edificación. ¡Tienes que ver esta maravilla!

Los autores del proyecto, cuando se dedicaban a diseñar la distribución de las viviendas sabían perfectamente cuanta alegría y vida traen las plantas vivas. El problema es que no hay lugar para ellas. El nuevo barrio era tan ergonómico, que en él no estaban previstos los balcones y alféizares.

Y entonces surgió el motivo de Pocket Panel, “paneles con bolsillo”. En su forma pura, se ven como inodoros, colgados en la pared. Pero estos paneles, literalmente, cobran vida, tan pronto, como en ellos germinan las flores.

Estos agujeros están fabricados de fibra reforzada de vidrio y se montan directamente en la pared de la casa. En la estructura de estas macetas improvisadas hay aberturas para el drenaje libre.

En ellas crecen cualquier planta: hiervas, flores, trepadoras.

Si lo desea, puede sembrar en estos “cuencos” plantas comestibles: hierbas, algunas verduras, bayas. Desde luego, si está seguro que nadie recogerá la cosecha antes que usted.

Además, estos paneles adornan maravillosamente las fachadas.

En la actualidad, el proyecto se está desarrollando activamente. ¡Me parece que esta idea no sólo tiene derecho a la vida, sino además, podría ser muy útil a muchos de los habitantes de las megalópolis!